08 enero 2009

Bañeras

excursion-015.SqNqk7737KyI.jpg

En los campos donde vivo, las vacas y los caballos se refrescan en bañeras. Es posible encontrarlas llenas de agua fresca en cualquier rincón perdido, y la montaña parece a veces un curioso lienzo surrealista.

Hace años que sigo la costumbre japonesa de escribir el primer día del año mis objetivos para el mismo. Tengo el papel delante y es una larga lista muy concreta. «A» se ha hecho una lista mucho más corta y bonita. Hecha de objetivos abstractos e imperecederos. Como soy un tozudo y suelo buscar los caminos más difíciles, me inspiro en ella y agrego un último objetivo en mi lista : Me propongo saber apreciar los silencios.