23 diciembre 2008

a la sombra del castillo

matanza-038.KKo8aVfGUpQe.jpg

Eran las seis de la mañana y una niebla fría dejó entrever apenas el castillo. Consuelo, vestida a pesar de la helada con una blusa ligera, sonrió ampliamente entregándome un vasito de plástico : - Para el frío- dijo. El vaso contenía aguardiente. Tres mujeres de mediana edad removían tres enormes ollas de hierro. En ellas se cocían migas, que son trocitos de pan guisados con aceite, ajo, tocino, sal y pimientos secos. Es un plato sencillo que probablemente se cocina del mismo modo hace siglos. Mientras comía estas deliciosas migas, observé a lo lejos la sombra de las almenas preguntándome si habría allí algún espíritu del pasado que a solas, escuchara nuestra risa.

paisaje13.orgAV2VapzlD.jpg