19 enero 2009

Árbol

sols.JGo3fgKolSSv.jpg

Otro amanecer frío. Suelo levantarme antes de la salida del sol para poder trabajar tranquilamente. El fin de semana lo dediqué a finalizar tareas pendientes y a ordenar las cosas. El sol parecía anunciar antes de tiempo la primavera, pero la niebla luego puso las cosas en su sitio. Aquí la niebla es densa, y hace que uno se sienta extrañamente aislado. La humedad cala las paredes de mi casa y hablo con «A» de lo maravilloso que sería tener un fuego frente al que sentarnos como el que teníamos en nuestra primera casa, vendida para que se desvaneciera su fruto en el aire produciendo una película fallida. Pensamos en recuperar el fuego y nos alegramos de tener ilusiones comunes agregando la posibilidad de asar patatas.