02 marzo 2009

Los primeros brotes

DSC01168.ZHc3yrmfzI1q.jpg

Aguas de março es una bossa nova que canta Elis Regina y que escuché por primera vez de niño, sobre un coche naranja que llevaba un pariente de Cazorla y que nadie sabia por qué, le gustaba la bossa nova. Me quedé quieto al escucharlo como si me hubiese partido un rayo.

Llega la primavera. El arbol de membrillo frente a mi ventana comienza a brotar. El traslado, el duro invierno, las noches en blanco, las incertidumbres se disuelven con la sonrisa de Elis Regina y el sol; que se acerca a la tierra sobre la que juegan los niños.

A mis 39 años, mis ojos han visto muchas cosas y mi corazón se ha endurecido. Soy del tipo luchador y suelo aguantar los golpes con la tranquila paciencia que aprenden los boxeadores.

Tal vez por algún falso machismo inculcado no he llorado casi nunca. Sin embargo confieso que, por mucho que apriete los dientes, hay dos cosas que inevitablemente me hacen llorar: Las dos son canciones y Aguas de março es una de ellas.