04 marzo 2009

Que les quiten lo bailado

drosera1.JCNwxZHgHhwA.jpg

De madrugada, y con una manta en los pies, he viajado cientos de kilómetros hasta la falda sur de Gredos para averiguar que en el valle del Jerte crecen castaños y cerezos. Que hay un mamífero misterioso y poco conocido que se llama Desmán. Que es un escurridizo mamífero acuático de costumbres nocturnas. Que hay coleópteros con cuernos que establecen feroces duelos. Y que hay una planta carnívora violeta y verde. Que dicha planta crece cerca del agua, entre el musgo y tiene propiedades fortificantes y afrodisíacas.

Y se siente uno sublime y poderoso como Verne, que se escapó de su casa a la edad de 11 años para ser grumete y más tarde marinero, (aunque prontamente atrapado y recuperado por sus padres para ser obligado a jurar solemnemente no volver a viajar más que en su imaginación); o como su contemporáneo Alejandro Dumas padre, que por inventar, se inventaba a si mismo embarcándose en diversas empresas a cual más ruinosa.

Y a ver quien es el guapo que les quita lo bailado.