24 junio 2009

El florecimiento nocturno de los helechos

sanjuan.ifc9oDy2Ggib.jpg

Hicimos en el corral una fogata, y caminando en torno al fuego, tocamos la flauta, el acordeón y un cubo vuelto del revés, que hacía las veces de tambor.

La celebración del solsticio de verano, es tan antigua como la misma humanidad. En un principio se creía que el sol no volvería a su esplendor total, pues después de esta fecha, los días eran cada vez más cortos. Por esta razón, fogatas y ritos de fuego de toda clase se iniciaban en la víspera del pleno verano. Se encendían fogatas en las cimas de la montañas, a lo largo de los riachuelos, en la mitad de las calles y al frente de las casas. Se organizaban procesiones con antorchas y se echaban a rodar ruedas ardiendo colinas abajo y a través de los campos.

Es el momento justo para pedir por la fecundidad de la tierra y de los mismos hombres. En esta fecha, según las leyendas, hadas y deidades de la naturaleza andan sueltas por los campos. Se abren invisibles puertas del “otro lado del espejo”: se permite el acceso a grutas, castillos y palacios encantados; se liberan de sus prisiones y ataduras las reinas moras, las princesas y las infantas cautivas merced a un embrujo, ensalmo o maldición; los dragones agitan sus escamas; las mozas enamoradas sueñan y adivinan quién será el galán que las despose; las plantas venenosas pierden su dañina propiedad y, en cambio, las salutíferas centuplican sus virtudes; el rocío cura ciento y una enfermedades y además hace más hermoso y joven a quien se embadurne todo el cuerpo; los helechos florecen al dar las doce campanadas...