18 junio 2009

Sexo marciano

sexomarciano.HI26WzsFGnM9.jpg

Había oído hablar de ello, pero aun así me ha sobresaltado cual ataque de hipo la exposición de un fotógrafo americano que se ha dedicado a retratar las habitaciones de algunos Rabu Hoteru o Hoteles del amor.

Estos hoteles provienen de los salones de té (shukkaichaya) en los barrios de placer en el Período Edo, utilizados para encuentros entre las prostitutas y sus clientes, pero también por los amantes. Actualmente son usados normalmente por parejas que buscan intimidad que no pueden encontrar en su vida diaria. Garantizan la anonimidad y se escoge la habitación a través de una recepción en la que solo se ve un cristal opaco.

Hay habitaciones que son como un aula de instituto, otras como un consultorio médico, un iglú en el polo norte o incluso una cámara de gas. La de la foto representa el interior de una nave espacial.