07 julio 2009

De lo espiritual en la zanahoria

zanahoria.X42YwrExnTsy.jpg

Este es mi desayuno hoy. Media zanahoria.

Me encanta todo aquello que es poco aconsejable para mantener el cuerpo sano : El queso, el jamón, vino, cerveza. Las patatas fritas. La pipa. El whisky. Los puros y la nata montada. Podría hacer una fiesta de nata montada y patatas fritas y explotar al final como un globo. Esto es, en definitiva, lo que ha ocurrido :

Estoy sobredimensionado. "A", que no se por qué circunstancia genética está en perfecta forma sin necesitar dietas me lo repite cada día. Así que he decidido hacer, por enésima vez, dieta.

A pesar de que me encanta comer, aguanto bien las dietas. Al tercer día de dieta, cual gurú de Maharashtra, abandono mi etapa terrenal y a base de medias zanahorias y yogur me espiritualizo.

No dejo de pensar de vez en cuando en berenjenas a la parmesana, en castillos de nata montada y, desde luego, en patatas fritas.