30 agosto 2009

Envidia cochina

amorcerdo.RZeDOWRZjgci.jpg

Me paso el día frente a dos máquinas : un ordenador y un ventilador.

Realizo una fugaz visita a la dehesa, donde a partir de otoño realizaré una serie de reportajes. En el inmenso alcornocal hay un manantial de agua y varios embalses de agua fresca donde los animales se refrescan.

Los cerdos no tienen más que hacer que jugar, ponerse a la sombra o remojarse y me sorprendí queriendo quedarme con ellos. Envidia cochina, que llaman.