25 septiembre 2009

El que roba a un ladrón ...

abuela.NFNh1SpGk0Ll.jpg
No he tenido tiempo de organizar las fotos que hice en mis mini-mini-vacaciones de 4 fugaces días en Hervás.

Hervás es un pueblecito extremeño que está en la frontera de Extremadura, a la espalda de Gredos que tiene un delicioso barrio judío y agua por todas partes.

Además de ciertos objetos fetiche (como puertas, por ejemplo) me gusta fotografiar rostros de ancianos. Por pudor, robo las fotos ocultando mi cámara para evitar molestarles y me siento a veces como un ladrón.

A veces las personas mayores son como los Sioux, que creían que si les hacías una foto te llevabas su alma. Algunos de ellos, a su vez, se dedican a observar a los demás. Entonces somos varios en el juego: Ellos miran. Yo miro. Otros nos miran. Y me libero del peso que siente el vouyeur solitario.