14 junio 2010

Excusas



No me gusta llegar tarde, y tampoco me gustan las excusas. Era inevitable, así que llamé para retrasar la cita y explicar que quedé atrapado en una cantera abandonada anegada por las aguas y que nos rescató un camión gigante amarillo.