15 octubre 2010

El inserto

puesta-de-sol-2010-10-15-16-28.jpg

Sales 45 minutos antes, llevando una manzana para ahorrar tiempo. Revisas los correos con el teléfono móvil y vigilas el taxímetro, por si acaso. Colocas el trípode y encuadras, equilibrando el plano. Compruebas el reloj y pulsas el botón de grabación.

El sol.

Está allí. Inexorable y ajeno a tu traqueteo de hormiga. Desciende entre las nubes y se posa en el horizonte. El tiempo se detiene. Escuchas el viento y el rumor del agua. Todo cobra sentido.
El momento mágico desaparece y te haces una foto. Apagas la cámara. Recoges el trípode y entras en el taxi. Tienes seis correos sin leer en tu móvil. En alguna parte bajo el horizonte, el sol sigue su rumbo. El taxista, enciende la radio, que expectora noticias de actualidad.